Rojos como la sangre conmovió al público numeroso que asistió a su representación en el teatro Juan Luis Galiardo de San Roque

El corazón se le encogió a más de un espectador o espectadora que el domingo 15 de abril asistió en el teatro Juan Luis Galiardo de San Roque a la representación de Rojos como la sangre. Todo el mundo salió un poco tocado del teatro. Vermells com la sang, según el nombre original en catalán, es una crónica amarga del franquismo contada por sus víctimas a través de la danza contemporánea. Cinco bailarines, hombres y mujeres jóvenes dirigidos por Dunia Pulido, ponen en escena diferentes cuadros sobre el horror del franquismo. Inspirada por Dejadme llorar, un documental dirigido por el periodista Jordi Gordon que narra cómo fue la represión franquista en la provincia de Córdoba con el testimonio de muchos hijos de las víctimas, Rojos como la sangre se ha hecho realidad gracias a un equipo de diecisiete personas que trabaja voluntariamente y a la ayuda que les ha prestado el Centre Cívic Barceloneta, que les ha permitido invertir en escenografía y vestuario. El público que asistió a la representación en el teatro Juan Luis Galiardo fue muy numeroso. Todo el mundo salió emocionado de la función. A la sinceridad y crudeza con que está narrada la historia se añade la belleza plástica de la danza y unas canciones y músicas muy bien elegidas que impactan en lo más íntimo del espectador. La representación de esta obra en San Roque ha sido posible gracias a la colaboración de la concejalía de Cultura del Ayuntamiento. La función formaba parte del programa de actos del Abril republicano desarrollado en la comarca por el Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar y el Ateneo Republicano.

 

 

   

 

Compártelo:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad