Estudiantes de Algeciras conocen el trabajo esclavo que hicieron 30.000 presos del franquismo en todo el Campo de Gibraltar

Estudiantes del instituto de Educación Secundaria Getares, de Algeciras, están haciendo visitas guiadas a la punta de San García, donde miembros del Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar les están explicando cómo el llamado Plan de Fortificaciones del Estrecho, diseñado por las autoridades franquistas y ejecutado entre 1939 y 1945, fue realizado con la mano de obra esclava de 30.000 presos. Estas visitas forman parte del proyecto que obtuvo una subvención de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras, dentro del programa de la Comisión Puerto-Comarca, y están abiertas a la participación de todos los institutos que quieran hacerlas.

Este proyecto ha permitido también las visitas de estudiantes a la Casa de la Memoria La Sauceda, en Jimena de la Frontera, y la elaboración y publicación de un folleto titulado Los caminos de los prisioneros. Guía didáctica para conocer el trabajo esclavo que 30.000 presos hicieron en el Campo de Gibraltar. El foro está repartiendo esta guía entre los profesores y los alumnos y alumnas que participan en las visitas guiadas al parque del Centenario, en la punta San García. Este lugar es un sitio estratégico para que los estudiantes comprendan bien cómo y por qué Franco, con un país completamente destrozado por la guerra, se puso a hacer unas obras ingentes que  necesitaron de una inversión enorme y de la mano de obra de tantísimas personas cuyos derechos humanos eran diariamente pisoteados: El objetivo del dictador era entrar en la Segunda Guerra Mundial del lado de Hitler para conquistar Gibraltar y todo Marruecos y cerrar el estrecho de Gibraltar al tráfico marítimo de Inglaterra y Francia.

Los monitores del foro también explican a  los alumnos y alumnas que todo el Campo de Gibraltar debería ser ya Lugar de Memoria Histórica de Andalucía. En 2016 los plenos municipales de los siete municipios de la comarca y el de la Diputación de Cádiz dieron su apoyo a un proyecto que el foro presentó a la Junta de Andalucía en abril de aquel año. La Dirección General de Memoria Democrática le dio trámite y a finales de 2018 lo aprobó y lo dejó sobre la mesa del presidente de la Junta de Andalucía para que lo firme y ordene ejecutar. Este proyecto prevé, en los siete municipios, la colocación de señalización y monumentos en recuerdo de los prisioneros, su sufrimiento, todo lo que hicieron por el Campo de Gibraltar y las ideas por las que lucharon.

                                                   

A pico y palo, mal alimentados y vestidos, maltratados y viviendo en condiciones infrahumanas en campos de concentración, aquellos presos construyeron muchas de las carreteras y pistas que durante los fines de semana utilizan hoy los campogibraltareños para ir a las playas o al campo: las que van desde la carretera Nacional 340 a Punta Paloma, o Bolonia; las que van desde Castellar a Sotogrande, desde Los Barrios a Facinas, de La Estación de San Roque a Los Barrios, o la de Jimena a San Pablo y Ronda. O las que van desde Algeciras hasta el faro de Punta Carnero, pasando por la playa de Getares; desde El Cobre a Los Barrios, desde Castellar a Sotogrande; y la que desde Ronda baja hasta San Pedro de Alcántara. Aquellos hombres también construyeron búnkeres, nidos de ametralladoras, fortificaciones, emplazamientos para enormes cañones que ellos mismos arrastraron con  cuerdas por raíles de tren, apeaderos del ferrocarril, muelles, polvorines, instalaciones militares de todo tipo y hasta dos hospitales, uno en Facinas y otro en la finca de El Jautor, en Alcalá de los Gazules.

El Foro por la Memoria del Campo de  Gibraltar reclama al presidente de la Junta de Andalucía que haga efectiva la designación de Lugar de Memoria Histórica de Andalucía para esta zona. Será un acto de justicia necesario, y que se está atrasando demasiado, para aquellos hombres. La mayoría de la población campogibraltareña y andaluza ignora la dimensión que este sistema de trabajo esclavo tuvo en el Campo de Gibraltar. Es necesario romper el muro de silencio que se impuso durante décadas. Los miles de presos que pasaron por la comarca y sufrieron represión y penalidades merecen nuestro respeto y admiración. Y la juventud debe comprender que los valores que aquellos hombres defendieron son los mismos que ella reclama hoy: más democracia, más libertad y más igualdad.

 

Compártelo:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad