Nueve esqueletos de víctimas de la represión franquista han aparecido ya en el Marrufo

ApuntaNoticias – 07/07/2012

Siete de estos cuerpos están sepultados en una fosa común y los dos restantes en una segunda fosa, ambas contiguas y situadas en el lugar en el que en agosto de 2011 se efectuaron unas catas preliminares siguiendo las orientaciones de testigos de la época, que habían señalado estos puntos como probables lugares de enterramiento clandestino.

En el proceso de exhumación arqueológica han aparecido además diferentes evidencias relacionadas con las víctimas enterradas en ambas fosas: munición, tanto de arma larga (Masuer) como de arma corta (9 mm largo), botones, restos de cremallera, tejidos, una pipa de fumar, suelas de zapatos, etc.

La exhumación de los cuerpos de estas víctimas se complementa con un estudio antropológico de los restos óseos desenterrados  efectuado por el antropólogo forense Juan Manuel Guijo, y con la toma de muestras de ADN, para cotejarlas con las de los descendientes, con el fin de intentar identificar la identidad de los fusilados.

La asociación de familiares de represaliados tramitará en fechas próximas ante la autoridad judicial una denuncia por la aparición de estos cuerpos con signos de violencia. Además prevé que, una vez que sean desenterrados los esqueletos y se realicen los estudios científicos correspondientes, se procederá al entierro digno de estas víctimas en el antiguo cementerio de La Sauceda, una vez que se acometan los trabajos de restauración de este recinto, cuyo proyecto ya está aprobado.

 

{youtube}S7mB-zY5fFs{/youtube}

Los responsables de la exhumación de estas fosas comunes se reunieron en la propia finca del Marrufo el pasado viernes 6 de julio con el director general de Memoria Democrática de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales de la Junta de Andalucía, Luis Gabriel Naranjo Cordobés, para explicarle las características y objetivos de este proyecto en curso.

Naranjo afirmó sentirse impresionado al visitar el lugar. “Esto me parece impresionante, impresionante porque como todo este tipo de lugares de la memoria, el asidero del espacio es fundamental para que te traiga todo lo que esto supuso de verdad”, afirmó, y añadió: “Cuando uno ve el territorio y ve los restos, es cuando realmente se acerca a lo que tuvo que ser este auténtico exterminio, porque no se puede catalogar de otra manera, un plan sistemático de exterminar a la gente que llegó aquí huyendo, que fue encarcelada, torturada y después asesinada aquí”.

Naranjo recordó que la Junta de Andalucía está dando un impulso político definitivo a todo el proceso  de recuperación de la memoria democrática. Recordó que se ha dado categoría de Dirección General al departamento que se encarga de estos asuntos, que ha sido dotado de más personal y recursos para desempeñar su labor. Agregó que no antes de un año el Parlamento Andaluz promulgará una Ley Andaluza de Memoria Democrática con dos grandes objetivos: el primero sobre los derechos de las víctimas y el segundo sobre la divulgación en la sociedad.

Naranjo explicó que primero se trata de reconocer y defender los derechos de las víctimas del franquismo y el deber del Estado de responder a esos derechos de verdad, justicia y reparación. Matizó que con esa ley se llegará hasta donde se pueda, teniendo en cuenta que existen la ley de Amnistía del 77 y la de Memoria Histórica del 2007, que delimitan ya el campo de actuación. Naranjo añadió que la Junta exigirá siempre que cada vez que haya una exhumación esté presente un juez territorial o de oficio. “Si se levante un cadáver, un fusilado, un desaparecido sin la presencia de un juez, estaremos haciendo desaparecer una prueba de una futura condena por genocidio franquista. Por tanto, el juez es fundamental”, aclaró Naranjo.

El director general añadió que con la divulgación se intenta conseguir que la ciudadanía andaluza sepa qué pasó realmente, qué fue y cómo sufrió el pueblo andaluz la violencia fundacional del régimen franquista.

Andrés Rebolledo resaltó el carácter científico y minucioso del trabajo que están haciendo y harán arqueólogos y forenses con el objetivo de garantizar la dignidad de las personas cuyos restos están apareciendo o van a aparecer. Añadió que es obligación de los impulsores del proyecto presentar denuncias en los juzgados con los cadáveres como pruebas porque está claro que lo que en el Marrufo hay es un rimen de genocida, un  crimen de lesa humanidad que como tal no prescribe. “Con estas denuncias llegaremos hasta el fin, hasta donde haya que llegar, sean Naciones Unidas o La Haya, porque sin esas denuncias esto quedaría en un simple desenterramiento, cosa que no vamos a permitir”, afirmó Rebolledo.

Rebolledo no descartó que en el Marrufo se pueda excavar una tercera fosa, pero para ello pidió la ayuda de la Junta de Andalucía y que facilite un Geo-radar con el que poder localizar con exactitud todos los lugares de enterramientos que puede haber en la finca.

http://www.apuntanoticias.com

 

Compártelo:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad